ANFASEP RECUPERA A DOS DE SUS HIJOS PERDIDOS

Durante la mañana del 22 de julio del 2019, decenas de personas se concentran en la Fiscalía de Ayacucho, unos preparan todo lo necesario para poder apoyar en la restitución de los cuerpos; otros en cambio, como  las integrantes de ANFASEP acompañan a los familiares de dos de sus preciadas socias: Juana Carrión Jaulis (ex presidenta de ANFASEP) y Elena Quispe (difunta socia de ANFASEP); además de ellos se encuentran los familiares que con gran expectativa, también encierran mil recuerdos de sus seres queridos a quienes vieron por última vez hace 35 años.

DSC_0065_1

Este es el escenario de la restitución de los restos humanos de Ricardo Carrión Jaulis y Severino Díaz Quispe, quienes fueron secuestrados y asesinados extrajudicialmente por los militares en el año 1984, durante la época del conflicto armado interno 1980 – 2000 y de quienes no se volvió a saber desde aquel entonces, dejando una gran incertidumbre en la vida de las familias, incertidumbre que por fin hoy pudo tener un final, con el encuentro y restitución de sus restos.DSC_0132_1

Ricardo Carrión Jaulis, fue un joven reconocido como alegre y afable por todos aquellos quienes lo conocieron. Desapareció en el año 1984, cuando se dirigía junto a su pareja hacia el Banco Popular, para retirar dinero debido a que tenía la intención de hacer un envío de fardos de telas a la ciudad de Lima. En el trayecto, Ricardo se separó de su esposa, porque ella se dirigió a comprar alimentos. Lo que recuerdan los testigos de aquel incidente fue que Ricardo fue visto por última vez en la mencionada entidad financiera. Desde aquel momento su hermana, Juana Carrión Jaulis a emprendió una incansable lucha para encontrar a su hermano, caminó por diferentes sendas que la llevaron al cuartel los Cabitos para reclamar por el paradero de su hermano; a los botaderos de cadáveres donde busco a su hermano; hasta las oficinas de numerosas autoridades quienes poco o nada hacían en aquel entonces para darle respuestas. Respuestas que el día de hoy pudieron ser contestadas con el esfuerzo de 35 años.DSC_1386_1

Ella buscó a Severino junto a Teófilo Carrión Jaulis, su otro hermano pero el azar o quizás la violencia quiso que también él desapareciera a manos de los militares, dejando así a Juana buscando a sus dos hermanos Ricardo y Teófilo.

Severino Díaz Quispe, desapareció en el año 1984, cuando se dirigía a la Municipalidad de Huamanga, para encontrase con Antonia Ruiz Astoray quien en aquel entonces era su enamorada y presenciar el desfile de fiestas patrias. Sin embargo ellos no pudieron encontrase porque los militares detuvieron a Severino y no se volvió a saber su paradero.DSC_1246_1

Elena Quispe, madre de Severino Día Quispe y socia de ANFASEP, buscó a su hijo durante largos años, al lado de Antonia y de las demás socias de ANFASEP, quienes en medio de dolor se hermanaron para buscar la verdad. Los años pasaron y la vida abandonó a Elena Quispe, ella no pudo conocer que paso con su querido hijo y quienes quedaron fueron sus hermanos que al ver casi imposible encontrar a Severino, ya no albergaban muchas esperanzas de cumplir con los anhelos de su madre.

La restitución comienza con las palabras de las autoridades encargadas y las organizaciones que acompañan a los familiares de los desparecidos. En esta ceremonia no solo se derraman lágrimas de tristeza por recordar a los desaparecidos como Teófilo que aún no se conoce que pasó con él; sino también las lágrimas son de alegría por saber que al fin Juana Carrión Jaulis y su familia podrán ver una vez más a su hermano Ricardo; que aunque lamentablemente Elena Quispe ya no esté, al menos Antonia Ruiz podrá cumplir su cita de hace 35 años con Severino Díaz y que sus hermanos al menos podrán tener una tumba dónde visitarlo.DSC_1360_1

No olvidemos nunca a nuestros desparecidos forzados de la época del conflicto armado interno; siempre los estaremos esperando, no importan los años, ni los esfuerzos. Nos vemos en la eternidad.DSC_1337_1