La Juventud ANFASEP

Los niños y niñas del comedor, en el año 2002, ya eran adolescentes y jóvenes; algunos de ellos se habían organizado en la Asociación de Jóvenes Huérfanos Víctimas de la Violencia Socio-Política (AJOHVISOP), buscando algo de reparación del Estado, así como buscar el desarrollo personal.

A finales del año 2001, AJOHVISOP ganó las elecciones en la Mesa de Concertación de Jóvenes de Ayacucho (MCJ), con el apoyo fundamental de otros jóvenes hijos de socias de ANFASEP. A consecuencia de ello, surgió la idea de conformar una representación juvenil en el interior de ANFASEP. Los jóvenes que anteriormente fueron comensales del comedor, en su mayoría, estaban ausentes en las actividades de ANFASEP.

Hasta esa fecha, sólo los estaba acompañando el colectivo de activistas del Grupo de Iniciativa “Ama Qunqanapaq” (GIAQ), quienes fueron un colectivo importante de jóvenes universitarios y profesionales ligados a la Universidad Nacional San Cristóbal de Huamanga (UNSCH) y a algunas ONGs ayacuchanas. El apoyo de este colectivo fue fundamental en varias oportunidades y por sus actos de desprendimiento es recordado positivamente en la memoria de las madres.

La Juventud ANFASEP se organizó con la finalidad de apoyar el trabajo de las madres de ANFASEP. Se realizó una convocatoria a los jóvenes que anteriormente fueron comensales del Comedor de Niños “Adolfo Pérez Esquivel”. El 27 de enero del año 2002, en un inicio, ocho jóvenes conformaron una Junta Directiva Transitoria, con la idea de que, en el aniversario de ANFASEP; se elegiría una junta de consenso y con la presencia de una mayoría de socios y socias. A partir de esa fecha, los jóvenes de ANFASEP se organizaron en la Juventud ANFASEP. Este colectivo de jóvenes no representó una organización aparte, sino que se formó con el objetivo de apoyar el trabajo institucional de ANFASEP.

Una de las áreas en las que la Juventud ANFASEP concentró sus acciones fueron las actividades artísticas. Por ejemplo, para el 10 de diciembre (aniversario de la Declaración Universal de los DDHH) del año 2002, construyeron el “Retablo de la Memoria”. En la elaboración del retablo, los jóvenes integraron sus testimonios y reconstruyeron una representación simbólica de los acontecimientos de la violencia política, desde sus perspectivas juveniles.

Asimismo, la Juventud ANFASEP incidió para la formación del Área de DDHH en la Mesa de Concertación de Jóvenes de Ayacucho (MCJA), asumiendo la coordinación del área. Asimismo, los y las jóvenes de ANFASEP participaron en diferentes escuelas de liderazgo, en las cuales se formaron y fortalecieron sus capacidades organizativas. Con respecto a las otras actividades de incidencia, representaciones institucionales y actividades institucionales, la Juventud ANFASEP desempeñó tales acciones en estrecha coordinación con las y los socios adultos de ANFASEP.

ANFASEP, con la organización de los jóvenes, en cierta manera se fortaleció; por ello, las madres también mostraron su satisfacción, porque veían el seguimiento de su lucha emprendida. Los jóvenes, intentando emular el legado de la lucha de las madres de ANFASEP, impulsaron procesos importantes: siendo voluntarios de la CVR, organizando y liderando colectivos que pudieran fortalecer el proceso de búsqueda de la verdad y la justicia.

Juventud ANFASEP y CVR

Cuando la Comisión de la Verdad y Reconciliación – CVR- inició su trabajo en Ayacucho, varios de los jóvenes de la Juventud -ANFASEP se incorporaron voluntariamente, apoyando en el proceso de búsqueda de la verdad. También fueron co-fundadores de colectivos importantes, que acompañaron el trabajo de la CVR. Uno de estos colectivos con trascendencia nacional fue la Red de Integración por la Paz y la Vida (RIPV) en la que confluyeron más de una veintena de organizaciones de DDHH, grupos de iglesia (evangélicas y católicas), grupos juveniles, entre otros. En dicho colectivo los jóvenes de ANFASEP cumplieron el papel de coordinadores, juntamente con las ONGs Paz y Esperanza y COMISEDH.

A partir del año 2003, la Juventud ANFASEP sólo asumía la coordinación de la RIPV y desempeñó esta responsabilidad hasta el año 2005, cuando la RIPV adoptó el nombre de Movimiento Ciudadano Para Que No Se Repita – Ayacucho.